Cómo es la polémica dieta de Ravenna que hace Susana Giménez

 

La diva de los teléfonos decidió volver a las polémicas viandas del doctor Máximo Ravenna, que proponen una dieta muy baja en calorías (unas 600 diarias), que obliga al organismo a obtener energía de sus propios depósitos de grasa, combinada con vitaminas, oligoelementos y aminoácidos, lo que genera una reacción biológica llamada acidosis.

El ayuno de la Susana Giménez se basaa en comer 600 calorías al día, algo que según los especialistas es perjudicial para la salud. Las dietas bajas en calorías permiten una rápida pérdida de grasas, debido al severo déficit calórico que se crea cuando casi todos los carbohidratos y grasas son eliminados de la dieta. Esta dieta extrema tiene muchos peligros potenciales, como por ejemplo cambios hormonales.

A veces, estas dietas son usadas por los culturistas para perder grasa y exponer músculo antes de las competiciones.

Las dietas de adelgazamiento, en especial las extremas, pueden tener efectos secundarios como hambre prolongado, depresión, potencia sexual reducida, fatiga, irritabilidad, debilidad, sinusitis, pérdida de músculo, erupciones, acidosis, ojos rojos y enfermedad en la vesícula biliar.

Sin embargo, a pesar de todos estos riesgos, la diva decidió volver a consumir las viandas del doctor Ravenna y a tratarse en su clínica.

¿Qué es lo que come?

El médio explica que sigue un programa de 600 a 800 calorías diarias. Es muy poco en comparación a lo que recomienda la Asociación Dietética Americana, que indica que este tipo de planes arranquen en 1.500 calorías, puntualiza Diario Veloz.

Tiene que limitar al máximo las harinas refinadas (productos de panadería) y tomar tres litros de líquidos en forma de agua, infusiones, caldo, aguas saborizadas, jugos diet y gelatina diet.

Para el desayuno y la merienda, Susana debe incluir frutas frescas, yogurt descremado, quesos magros y licuados de fruta sin azúcar. También tiene que seleccionar alimentos de bajo índice glucémico, como cerezas, cítricos, verduras de hoja verde y ciruelas frescas.

La medida es la clave

Para evitar tentaciones, la diva se limita a comer unas viandas armadas exclusivamente para ella. Primero debe tomar un caldo de verduras de diferentes sabores más un plato de verduras de hoja verde. Luego, el menú varía entre rosca de pollo, lomo a la portuguesa, budín de verdura con ricota, pollo a la portuguesa, budín nutra o porción de lasaña de berenjenas. Como cierre, una fruta.

El desayuno es una infusión o cortado más un yogurt con una fruta. La merienda consiste en una infusión o cortado, acompañado con un panqueque de manzana, un máximo de arándanos o un manjar.

Cómo reemplazar las viandas

Para seguir un plan como el de Susana, con iguales calorías y sin la necesidad de comprar las viandas, hay que armar este menú:

Entrada

-Un plato de ensalada de hojas verdes con tomate.
- Panaché de verduras.

Plato principal:

- Muslo de pollo.
- Un lomo al plato.
- Una posta de salmón.

Postre:

- Ensalada de frutas.
- Manzana asada.
- Frutillas con jugo de naranja.