publicidad
17 de mayo de 2013 • 13:19

MUÑECOS EN DANZA CON "PINOCHO Y COPPELIA"

 

Pinocho y Coppelia, un ballet para niños con música del compositor francés Léo Delibes, inspirado en los personajes de los cuentos de Carlo Collodi y Ernst Hoffmann, desembarca en escena este domingo 19 a las 11 en la Ciudad Cultural Konex.

Es un cuento original, que se basa en la estética del ballet `Coppelia´, cuya trama transcurre en la ciudad, en la actualidad, con jóvenes muy histriónicos, divertidos y curiosos, expresó Leonardo Reale, director y coreógrafo de la obra, en diálogo con Télam.

La historia, a cargo del Ballet Metropolitano de Buenos Aires y que se da en el marco de la 23ra. edición del ciclo Vamos a la Música que realiza la Fundación Konex desde 1991, se centra en la disputa que mantiene el artesano Gepetto con el doctor Coppelius por ver cuál de los dos hace los muñecos más perfectos.

El espectáculo, que contará con bailes actuales, juegos de fútbol y una mazurka-rock, propone una osada puesta de estos renovados cuentos para chicos, con un lenguaje moderno manteniendo la ilusión y la ingenuidad propia de los más pequeños.

Cada obra tiene un mensaje para los chicos y en este caso, sin intelectualizar demasiado, se les muestra el trabajo de un artesano como Gepetto y el de un científico como Coppelius con toda la revolución industrial, además de la participación de una presentadora plagada de tecnología, explicó Juan Lavanga, mentor del proyecto.

En este relato -agregó- todo lo tratamos desde el punto de vista actual, desde la modernidad y ahí el chico se nutre de cosas cotidianas y propias de su mundo electrónico. Pero la esencia del ballet está siempre presente.

La pieza cuenta con los protagónicos de los bailarines Nina Zaera, del Ballet Metropolitano de Buenos Aires, Leonardo Reale, del Teatro Colón y Leandro Ferreira Morais, del Ballet del Teatro Argentino de La Plata.

-¿Cómo surge la idea de fusionar Pinocho y Coppelia? -Lavanga: La idea original era hacer Coppelia, pero también había interés en incorporar varones al espectáculo y entonces pensamos en Pinocho, una figura masculina. Si bien se tomó un bosquejo de estas historias, se creó una historia nueva. Este es un chico que se hace pasar por un muñeco.

-Reale: En cuanto a la música, si bien se usa la de "Coppelia", de Léo Delibes, tiene arreglos de Walter Olivero que proponen una fusión muy divertida y actual, como en el caso de la muzurka original, a la que convirtió en un rock and roll para dotarla de actualidad.

-¿Qué se tuvo en cuenta a la hora de armar la estructura narrativa? -Reale: Se tuvo en cuenta lo explicativo: hay una cantante presentadora que actúa como hilo conductor, una hada sabelotodo, que está todo el tiempo con su laptop y su netbook e interviene a lo largo de toda la obra. Se hizo una gran adaptación cargada de gags.

-Lavanga: Es una historia actual y original, un cuento aggiornado. Cuando trabajo en un ballet para chicos siempre tengo en cuenta que ellos se entretengan y que no pierdan la atención.

Con mucho movimiento, acting, color y el ritmo con el cual el chico se mueve.

-¿Cómo fue pensada la puesta en escena? -Reale: Se dividió la escena en tres: la casa de Swanilda, una taberna y el taller de artesanos que tiene la estética de una casa del sur de nuestro país. Se buscó que resulte familiar.

En cuanto a los personajes, son jóvenes totalmente actuales y los viejos que se quedaron en el tiempo.

En el segundo acto hay muñecos españoles, arlequines, chinos y de trapo, chiquitas de cajita musical y, por otro lado, la incorporación de lo tecnológico.

-Lavanga: Se buscó una puesta moderna, con una historia que puede transcurrir tanto en un pueblo como en una ciudad. En cuanto a la escenografía, tenía la idea de un monoblock, una casa de departamentos pero que no fuera convencional y que tuviera mucho color. Generamos un especio que sea afín y divertido.

-¿Qué elementos se buscan para acercar el ballet a los chicos? -Reale: En esta puesta nos jugamos más a fusionar todo lo que hoy se ve en la televisión y en la cultura. Los chicos van a ver una obra teatral y la técnica que se utiliza para desarrollar la obra es la danza clásica. Hay ballet, hay musical y hay rock. Es una gran fusión tanto en lo musical como en lo narrativo.

-Lavanga: Buscamos que sea un relato entretenido y que transmita que nada es tan importante como el ser humano y que todo queda de lado ante él, a pesar de sus defectos y de sus virtudes.

Télam