2 eventos en vivo

Subastarán en París una escultura de Rodin que fue de una familia chilena

17 mar 2017
14h50
  • separator
  • comentarios

Una escultura del francés Auguste Rodin, perteneciente a la familia de origen chileno Lynch de Morla y que ha permanecido hasta ahora en Madrid, será subastada en París el próximo 30 de mayo por un valor estimado de entre 800.000 y 1.200.000 euros.

"Andrómeda", que representa a una mujer desnuda tumbada sobre una roca, fue tallada en mármol blanco por Rodin en 1887 y pasó un año después a las manos del diplomático chileno Carlos Morla, entonces destinado en París.

De los cinco ejemplares conocidos de la obra, tres de ellos conservados en museos, la "Andrómeda" de Morla es el "más perfeccionado" desde un punto de vista "naturalista", explicó a EFE el director del departamento de arte de la casa de subastas Artcurial, Bruno Jaubert.

La talla acompañó al diplomático en los diferentes países en losm que estuvo destinado (Chile, Japón, Estados Unidos) hasta su muerte en 1901, momento en que pasó a las manos de su hijo.

También diplomático, Carlos Morla Lynch se estableció en París en 1921 y en 1928 en Madrid, abriendo en cada ocasión sus puertas a artistas como Jean Cocteau, Pablo Ruiz Picasso, o a escritores de la Generación del 27 como Federico García Lorca o Rafael Alberti.

Durante todos estos años la obra, "muy representativa de la obra de Rodin" y "extremadamente seductora" según Jaubert, ha permanecido en el domicilio de la familia chilena, oculta a los ojos del público.

Una pieza que será expuesta en Bruselas, Viena y Milán antes de su venta en París.

La escultura "La eterna primavera" (L'Éternel Printemps), también de Rodin, alcanzó en mayo de 2016 el récord del artista al venderse en Sotheby's por 20,4 millones de dólares, muy por encima de lo estimado.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad