0

Un artista brasileño explora los límites del mundo occidental en Rotterdam

11 feb 2017
06h51
  • separator
  • comentarios

El artista brasileño Caetano Carvalho presenta en la sala MAMA "¿Hay algún mundo por venir?", una exposición de luz y sonido en el marco de la Semana del Arte de Rotterdam que explora la identidad occidental, promueve la interacción entre los visitantes y juega con sus miedos.

Más que una muestra para admirar, el trabajo de Carvalho es una instalación que invita al espectador a comunicarse con otros visitantes, a hacerse preguntas y a dejarse llevar. "Pueden incluso escribir en la pared si quieren, aunque no les doy nada para que lo hagan", explica el artista en una entrevista con Efe.

La exposición se divide en tres espacios totalmente diferenciados.

En el primero, nada más llegar, los invitados se encuentran con dos espejos de gran tamaño que tienen unas ruedas en sus bases, dando pie a que puedan ser movidos y colocados donde la gente quiera.

Lejos de ser testigos pasivos, los cristales "se comunican" a través de unos "subwoofers", altavoces que reproducen un vinilo de música "house" que provoca la vibración de los vidrios al ritmo de los bajos, distorsionando la imagen que reflejan.

"Para mí, tanto los espejos como la música electrónica simbolizan la identidad occidental", indica Carvalho.

El segundo espacio de la muestra es el más pequeño, pero también el más intrigante. El visitante debe entrar en una sala de luces tenues que tiene escrito, en la pared y con pintura fluorescente, una frase en inglés digna de un libro de autoayuda: "Va a ir todo bien".

Como acompañamiento, más de 20 pequeños altavoces colocados en el suelo reproducen voces femeninas que repiten esas mismas cinco palabras, todas a un volumen bajo.

Enfrente una manta tendida en el suelo incita al espectador a tumbarse y escuchar. La tranquilidad que podría transmitir el ambiente choca en cuestión de segundos con el tono de las voces, que por momentos se transforman en susurros desesperados.

"Necesito mucho tiempo con una persona para hacer este tipo de grabaciones. Durante el primer minuto lo dicen a su manera, después les pido que lo hagan de forma relajada, luego con un tono más profundo, etcétera", explica Carvalho.

El último espacio de la exposición es el más lúdico y tiene como elemento central dos altavoces de gran tamaño con conexiones "bluetooth" independientes.

La idea, según Carvalho, es sencilla: "Cualquiera puede venir y reproducir los temas que tenga en su teléfono, pero debe saber que puede acercarse otra persona y poner, al mismo tiempo, otra música que no tenga nada que ver". Al no haber límites todas las combinaciones son posibles, desde Bach hasta David Guetta pasando por Freddie Mercury.

El artista anima a los visitantes a moverse alrededor de la sala siguiendo las melodías que vayan saliendo, a subirse encima de los altavoces y a explorar los agujeros que perforan sus cajas.

Uno de ellos tiene un botón de "reset" escondido que apaga el equipo de sonido sin previo aviso. "La gente se escandaliza y pide perdón porque piensan que lo han roto. No pasa nada, se vuelve a conectar y continúa", añade.

Carvalho, que es el único artista latinoamericano que se ha hecho un hueco con una exposición en solitario en la Semana del Arte de Rotterdam, llegó a Holanda en 2007 para estudiar arte "cuando este era aún un país muy abierto", asegura.

Antes había trabajado en el sector de la publicidad, primero en Brasil y más tarde en Portugal y en Reino Unido, pero confiesa que terminó "hastiado" de su trabajo.

"En la publicidad te pagan bien a cambio de tenerte bajo control. En el arte no se gana tanto dinero, pero puedes ser mucho más autónomo", afirma, asegurando que en ningún momento ha lamentado su cambio de campo profesional porque ahora tiene "más libertad de movimiento y de elección".

La Semana del Arte de Rotterdam concluye este domingo, pero la muestra "¿Hay algún mundo por venir?" continuará en la sala MAMA hasta el próximo 2 de abril.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad